Inicio » Algo de Historia

Algo de Historia

En la crisis del petróleo, a principios de la década del ‘70, se aceleróla búsqueda de nuevas alternativas energéticas para el país.

El entonces presidente de Gasco, Pablo Pérez Zañartu, dio comienzo al proceso para introducir gas natural a Santiago desde Argentina. Diversas iniciativas fracasaron durante los años ‘80 debido a la crisis económica y a trabas de orden político en el país trasandino.

Durante la presidencia de Carlos Menem en los años ‘90, se desregularizó y privatizó el sector energético, permitiéndose la firma del Primer Protocolo de Integración Gasífera entre ambos países, que otorgó los permisos para vender al mercado chileno el gas natural argentino.

En 1994 nació GasAndes-Metrogas como proyecto privado, autosustentado y sin subsidios estatales. En su formación participaron tres empresas: GasAndes, liderada por Nova Gas, que se encargaría del transporte de gas; Eléctrica Santiago, con Chilgener como socio mayoritario, que construiría una planta termoeléctrica a gas natural en Santiago, y Metrogas, liderada por Gasco, que distribuiría el combustible a nivel residencial, comercial e industrial.

Después de enfrentar una fuerte competencia con proyectos alternativos y lograr la liberalización del mercado de exportación del gas argentino a Chile, GasAndes suscribió contratos con tres empresas eléctricas y con Metrogas, lo que permitió dar comienzo a la construcción del gasoducto.

La llegada del gas natural a la Región Metropolitana, a mediados de 1997, marcó el inicio de la distribución del energético por parte de Metrogas en la zona central del país.

A partir de 2004, producto de las restricciones de gas natural desde Argentina, comenzó la exploración de nuevas fuentes de abastecimiento. Así, Metrogas inaugura en 2009 el primer terminal de Gas Natural Líquido (GNL) en el hemisferio sur, en la bahía de Quintero, a través del cual se abastece el consumo de gas natural en la zona central del país.

 En 2012, Metrogas consolidó el segmento de GNL Móvil, una nueva forma de distribuir gas natural más allá de las redes soterradas, hito que dio pie para seguir consolidando un trabajo constante en torno a la innovación, el crecimiento y la calidad de servicio, principios que guiarán los próximos desafíos de la Empresa, siempre teniendo en cuenta el cuidado del medio ambiente, el bienestar de las personas, la innovación y la eficiencia energética.