Conoce sus beneficios:

MÁS SEGURA:

No tendrás contacto con combustibles, evitando posibles accidentes.

MÁS CÓMODA:

Con el suministro continuo, no tendrás necesidad de salir por el combustible o solicitar reposición.

MÁS LIMPIA:

Evitas la contaminación intradomiciliaria, eliminas los malos olores y los problemas de humedad.

MÁS CONVENIENTE:

Comprando Metrobolsas podrás ahorrar hasta un 52% vs otros combustibles.

MÁS EFICIENTE:

Con la calefacción central a gas natural podrás disfrutar de un calor homogéneo en las diferentes zonas de tu casa y además regularlas de manera eficiente.

1Revisa el estado de las junturas para evitar filtraciones de aire. Para detectarlas puedes usar una vela encendida acercándola a la juntura, o bien colocar tus manos.

2Sella puertas y ventanas incorporando cintas aislantes, sellos o burletes para puertas. Esto genera mejoras considerables en el confort y ahorro energético.

3Prefiere los artefactos que cuenten con termostato incorporado, así tendrás un mayor control de la temperatura.

4La estufa o Sistema de Calefacción debe ser adecuada al tamaño del recinto. Si se instala un calefactor de poca potencia en un recinto muy grande, éste no va a poder temperar el ambiente y funcionará siempre a la máxima potencia, siendo poco eficiente.

5Si la calefacción es colectiva (con radiadores o losa radiante) sin termostato, y sientes demasiado calor, cierra las llaves que regulan el flujo de agua y no abras las ventanas.

6En invierno aprovecha el sol de mediodía para temperar, y en las noches cierra bien las cortinas y persianas para mantener el calor.

7Opta por colocar ventanas de doble vidrio y/o sustituir el marco de puertas y ventanas con material aislante.

8No tapes los radiadores con muebles, cortinas o para secar ropa, ya que el calor fluirá con mayor dificultad en la habitación.

9Prefiere plantar árboles de hoja caduca (que se caen en otoño) cerca de tu casa. Así aprovecharás más el sol en invierno.

1Toma en cuenta que la temperatura de confort oscila entre los 19 y 21 grados. Y que en la noche no es necesario que la temperatura sea tan alta.

2Ventila a la hora de mayor temperatura del día sólo 20 minutos, para evitar pérdidas energéticas.

3Evita la humedad en muros y al interior de la casa con sistemas de extracción y ventilación en el baño; repara cañerías rotas y revisa el estado de las canaletas para la lluvia.

4Mantén en buen estado tus artefactos a gas natural, como cocina, calefón y estufas.

5No fumes al interior de habitaciones sin ventilación y en presencia de niños, embarazadas o ancianos.

6Realiza en tu casa aseo profundo y de forma periódica.