oli

PORQUÉ EL GAS NATURAL

Te invitamos a disfrutar de la modernidad y comodidad que ofrece el gas natural.

Con Metrogas su casa cuenta con servicio de gas natural continuo, lo que otorga la tranquilidad de que nunca más deberá estar pendiente de solicitar cilindros de gas, lenado de estanque o salir por parafina. Usted y su familia contará con energía de manera constante, sin temor a que se acabe el gas cuando se esté duchando o cocinando.

Metrogas mejora su calidad de vida.

El gas natural es un combustible fósil limpio, y su uso disminuye la contaminación ambiental y al interior del hogar. No emite partículas visibles, y su combustión deja 30% menos de anhídrido carbónico que el petróleo y 45% menos que el carbón. Alarga la vida útil de los artefactos ya que su combustión completa no deja residuos.

Metrogas es respetuoso con el medio ambiente.

Las instalaciones de gas de su casa quedarán totalmente certificadas, cumpliendo con la normativa vigente que exige la Superintedencia de Electricidad y Combustibles (SEC), lo que garantiza una mayor seguridad para su familia y propiedad.


Metrogas es más seguro.

Contamos con un servicio de atención telefónico para nuestros clientes disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para responder todos sus requerimientos o dudas. Además, nuestro servicio de atención ha sido premiado, por nuestros propios clientes, durante 12 años consecutivos con el primer lugar del Premio ProCalidad.

Metrogas es mejor servicio.



Cámbiate al gas natural de Metrogas y disfruta sus beneficios

CONOCE MÁS


QUÉ ES EL GAS NATURAL



El gas natural es una mezcla de hidrocarburos gaseosos, de origen fósil, que se compone principalmente por metano (en un 80%) y puede contener hasta un 20% de otros componentes, como Etano, Propano, Pentano y Butano.

El gas natural no tiene monóxido de carbono, ni color ni olor, pero se le agrega un fuerte odorizante llamado mercaptano que permite fácilmente distinguir su presencia.

Es considerado el energético fósil más amigable con el medio ambiente, ya que su combustión emite 30% menos de dióxido de carbono que el petróleo y 45% menos que el carbón, por lo que su uso permitiría contribuir a reducir las emisiones de partículas de efecto invernadero, además de disminuir los índices de la peligrosa contaminación intradomiciliaria.

Además de usarse en el hogar para cocinar, calentar agua y calefaccionarse, el gas natural presenta muchos otros usos, como transporte, generación eléctrica, procesos industriales y climatización, entre otras aplicaciones.